Viernes, 28 de Junio de 2019 14:45

Katerina Tarasova, directora Ejecutiva de Acreditación Internacional Canadá de la organización Accreditation Health Standards Organization and Accreditation Canada (HSO):

“Creo que el país ha hecho un gran esfuerzo en el desarrollo del programa de acreditación nacional”

En el marco de la IV edición del Congreso Internacional en Seguridad del Paciente, que se realizó el pasado 6 y 7 de junio, expuso Katerina Tarasova, quien es responsable de expandir el sistema de normas a nivel internacional para la mejora de la calidad en salud en su organización. En la siguiente entrevista aborda la importancia de contar con servicios de calidad y seguridad para los pacientes en el ámbito de la salud; los beneficios que otorgan los programas de acreditación; así como también entrega su opinión respecto de la situación en que se encuentra nuestro país en calidad de salud.

¿Por qué es importante contar con servicios de calidad y seguridad en materia de salud?
R- Hoy en día hay muchos sistemas que se enfocan en los pacientes y centran su atención en la seguridad del paciente, ya que existe mayor conciencia de que una calidad deficiente genera altos costos. Existen muchas ineficiencias dentro del sistema y no se ha centrado lo suficiente la atención al paciente ni en la participación en su cuidado, incluso en países desarrollados como Canadá, el Reino Unido y EE.UU., donde se ha puesto énfasis en el aspecto de la calidad. Por lo tanto, hemos hecho un gran esfuerzo en nuestra organización Health Standards Organization and Accreditation Canada (HSO) de trabajar en establecimientos médicos y con grupos de pacientes; así como también con quienes elaboran las políticas para poder entender mejor cuáles son las necesidades, no solo desde la perspectiva de los proveedores, sino que también de los pacientes. De esta manera, se puede trabajar con diversas herramientas y entregar soluciones prácticas que se puedan aplicar para lograr un sistema más amigable y mucho más eficiente.

¿Cuáles son los principales beneficios de acceder a los programas de acreditación?
R- Las organizaciones que tienen acceso a los programas de acreditación pueden estandarizar los procesos y procedimientos, lo cual dependiendo desde qué ángulo se mire ayuda a construir sistemas más eficientes para tratar a los pacientes. Desde el punto de vista del gobierno o de las políticas públicas, permite que el proceso estandarice la atención entre los establecimientos médicos; por lo tanto, se trata de asegurar que cada organización cumpla con las normas de manera consistente y los estándares, teniendo una perspectiva general del sistema y su funcionamiento.

Desde su experiencia, ¿en qué nivel cree se encuentra Chile en materia de calidad de salud, a nivel mundial y Latinoamericano, y qué debemos hacer como país para mejorar la situación?
R- No soy experta en el tema salud en Chile, pero puedo compartir lo que he visto los días que he estado aquí. Creo que el país ha hecho un gran esfuerzo en el desarrollo del programa de acreditación nacional, el cual se ha implementado en 517 establecimientos, no alcanzando a cubrir la totalidad de centros en Chile. Ciertamente existe interés y compromiso en presionar a las organizaciones para que mejoren su calidad. Sin embargo, hay ciertas dudas sobre cuán rápido se puede alcanzar a cubrir todo el sistema. Cada vez que he conversado con los distintos actores involucrados acerca de realizar intervenciones en ciertas áreas o de introducir una norma, ya sea en la atención domiciliaria o dental, estos siguen proyectándolo a largo plazo. Pese a ello considero que Chile ha resultado ser bastante bueno al desarrollar un programa nacional.
Desde la perspectiva de la acreditación internacional, hay gran interés en ella, pero está más concentrado en las organizaciones privadas que en los establecimientos públicos, lo cual se debe a la forma en que el modelo de atención médica está organizado, a través de Fonasa e isapres.
Creo que existe un gran potencial respecto a elevar tanto la calidad como la seguridad del paciente. Pero considero que es necesario que exista un plan con objetivos concretos y plazos que cumplir en la evaluación de ciertos grupos de establecimientos, sobre todo en los hospitales. En ellos, existe una mayor cantidad de proveedores de servicios de atención. En este ambiente, es donde se corre un mayor riesgo, por ejemplo, en la atención ambulatoria y primaria u otro tipo de prestador de atención para el paciente. El sistema local tiene mucho potencial. Existe una mayor disposición y una mayor preparación para dar la bienvenida a los prestadores de acreditación internacional en el país.

HSO

¿Cómo es el proceso de elaboración de estándares de calidad en la atención médica?
R- Cumplimos con un proceso muy específico en el desarrollo de normas, lo cual incluye una gran cantidad de consultas externas con comités técnicos internacionales que trabajan en esos estándares; grupos de asesores que reúnen a vastos expertos en un campo específico, y luego se realiza un proceso de consulta pública. Luego, lo presentamos al público para obtener retroalimentación. Esta información se sube al sitio web, por lo que un paciente, proveedor o un experto pueden entregar sus comentarios desde cualquier parte del mundo. El comité asesor revisa e incorpora esa retroalimentación dentro de la norma. Posteriormente, esta pasa a una fase de prueba en un establecimiento médico seleccionado y una vez obtenida la retroinformación a partir de su implementación se confirma y publica la norma. Este proceso toma entre 16 y 24 meses, dependiendo de la norma y su complejidad.

¿Cómo ha sido su experiencia como directora ejecutiva en HSO?
R- He sido directora Ejecutiva por tres años en HSO, y he trabajado en la organización por nueve años. Anteriormente estuve en el cargo de directora del Sistema de Evaluación en Salud. Por eso, cada vez que visito un nuevo país, como Chile, me gusta observar el sistema. Trato de entender cuál es la estructura, quiénes son los actores principales o cómo opera el sistema con una organización no gubernamental. Buscamos oportunidades para brindar nuevas competencias a la organización desde un país diferente en un escenario de atención médica distinto.
Mi rol internacional incluye construir una relación entre los diferentes sistemas de salud y las entidades privadas en el país en el cual operamos. No promovemos nuestro programa si no existe una necesidad real en el país. Incluso si no es la acreditación lo que se puede ofrecer apoyamos a los establecimientos de salud y otros grupos a construir sistemas de salud más sólidos.

¿Cuáles son los principales desafíos en materia de calidad y seguridad del paciente en los próximos años?
R- Vemos un rol emergente de los pacientes, por lo que se han desarrollado distintas organizaciones y grupos que promueven los derechos del paciente. A través de la organización y del proceso de acreditación, estamos ayudando a incluir las necesidades del paciente en las normas y en la evaluación de los programas.
Algunas regiones del mundo no están bien preparadas para incluir al paciente en el tipo de trabajo que hacemos. Por restricciones culturales, a veces en algunos países de Medio Oriente o en otros lugares como Asia, el proveedor sigue siendo el que sabe más. Por nuestra parte, creemos que el experto en su propia salud es el paciente. Por lo tanto, hay que generar un equilibrio.
Lo que más nos importa es llegar a entender cómo un país establece las necesidades de los pacientes y qué tan listo está el entorno de atención médica para seguir el programa que ofrecemos. Los pacientes necesitan jugar un rol más importante, por lo que seguimos reforzando este mensaje con la esperanza de que veamos avances específicos.