Viernes, 28 de Junio de 2019 17:00

Conferencia abordó las experiencias de empresas chilenas tras la implementación de la NIIF 16

Durante la jornada, se analizaron los casos de empresas pertenecientes a las industrias de telecomunicaciones, tales como Entel y Telefónica Chile con su matriz en España; así como del Retail, entre ellas Cencosud, Falabella, Tricot y Ripley.

Luego de entrar en vigencia el 1 de enero de 2019 la normativa NIIF 16 de arrendamientos en nuestro país, ¿cómo les afecta a las empresas chilenas que justamente su core business es el arrendamiento? Esa fue una de las preguntas con la que inició su presentación el profesor Guillermo Rebolledo en la conferencia Experiencias en la adopción de NIIF 16 en empresas chilenas, que fue organizada por el Centro de Contabilidad y Transparencia Informativa y se realizó el pasado 27 de junio.

El docente, quien dicta clases en el magíster en Contabilidad impartido en la Facultad de Economía y Negocios, y en los diplomados en Contabilidad Internacional – IFRS de UEjecutivos de la Universidad de Chile, destacó que si bien es cierto las empresas comenzaron con la adopción de esta nueva normativa que deroga la NIC 17, la que principalmente cambia el concepto de gasto de arriendo por gasto financiero y cuyos efectos se dan en la presentación y revelación de la información, recién se están conociendo “las primeras presentaciones de los estados financieros y se están ajustando los procesos en las compañías, por lo que de aquí a fin de año se podría tener un panorama global”, dijo.

Durante su intervención, el profesor analizó desde la perspectiva del arrendatario la información de los estados financieros proporcionada a la Comisión para el Mercado Financiero por empresas pertenecientes a las industrias de telecomunicaciones, tales como Entel y Telefónica Chile con su matriz en España; así como del Retail, entre ellas Cencosud, Falabella, Tricot y Ripley.

En cada caso, puso énfasis en la importancia de la generación de la información financiera (contar con las bases de datos necesarias y actualizadas) y de quiénes son los usuarios de ella. “Falta una serie de temas que analizar y resolver que el contador no puede hacer solo, sino que necesita un equipo”, indicó.

A ello, agregó que se debe tener en cuenta que lo analizado en las experiencias de las empresas corresponde a una parte mínima del proceso, que es el registro y presentación de la información. Por lo que hay que ir un paso más atrás y se deben examinar todas las variables que afectan el proceso contable, y por sobre todo, verificar de la información de los contratos, su base de datos, y las cláusulas por ejemplo.

En este aspecto, el profesor puntualizó que “hay oportunidades de mejora” y que si se logra establecer un buen procedimiento con la información correcta es posible anticipar y prever escenarios, por lo que no se generaría un impacto ”tan crítico” en las compañías.