Lunes, 22 de Julio de 2019 12:00

Académico de la U. de Navarra dictó charla sobre los avances del proyecto de prototipo con Inteligencia Artificial aplicable en hospitales del país

Entendiendo que la capacidad humana es limitada, los académicos del DCS a cargo del proyecto están desarrollando un prototipo que utilice esta tecnología en los recintos hospitalarios para la prevención de caídas y la suspensión de cirugías.

“En la atención de salud, los riesgos afectan directamente a las personas, sus familias y a los profesionales. Es necesario desarrollar nuevas estrategias para aproximarse a la solución”, indicó el ponente, Ricardo Mateo, al inicio de la charla en la que dio a conocer los avances del proyecto de prototipo con Inteligencia Artificial aplicado en hospitales de Chile. Mateo es académico de la Universidad de Navarra y vocero del equipo de investigación conformado por los profesores del Departamento de Control de Gestión y Sistemas de Información (DCS) Verónica Fuentes, Liliana Neriz, Alicia Núñez y Francisco Ramis.

Y precisamente para desarrollar nuevas estrategias que ayuden a disminuir los eventos adversos que ocurren en los recintos hospitalarios es que hace poco más de nueve meses, los académicos trabajan en este modelo que, además de actuar como soporte de ayuda al profesional del área de la salud, busca disminuir los riesgos en los hospitales del país, para mejorar la calidad y seguridad clínica en los recintos.

Al mismo tiempo, el profesor indicó que el proyecto tiene como objetivos utilizar las tecnologías con inteligencia artificial para “mejorar las capacidades cognitivas y técnicas de los profesionales; prevenir problemas y desarrollar un ambiente de colaboración con los profesionales para que puedan gestionar los riesgos en tiempo real con dispositivos controlados por ellos”.

Y es que según indicó el académico existen “muchos problemas no resueltos en seguridad clínica en el que los métodos tradicionales no son efectivos”. En este caso, la inteligencia artificial ayuda a mejorar la seguridad, proporcionando al profesional de la salud un feedback en tiempo real, lo que le permite entregar una solución inmediata. Eso sí destacó que cada “prototipo es contingente a cada realidad de un hospital”.

Gracias a la utilización de esta tecnología, el profesor Mateo añadió que también se puede “controlar los problemas que se generan antes de que puedan dañar al paciente”, reduciendo la gravedad y frecuencia de los riesgos.

En la actualidad, los recintos hospitalarios invierten una alta cifra en la prevención de estos riesgos, lo que no se traduce en mejor calidad, manifestó el docente. Por el contrario, agregó que los resultados son muy pobres, existiendo, además, más eventos adversos respecto de otros años, que generan más problemas a los profesionales del área de salud, debido al aumento de protocolos que se deben seguir, los que terminan agobiando a los trabajadores del área.

El proyecto se dividió en cuatro etapas. En la primera y segunda, el equipo de investigación realizó un análisis de las causas y efectos que producen las fallas y errores; mientras que en la tercera y cuarta fase, se llevó a cabo el desarrollo de conceptos y prototipos, respectivamente.

Prototipo

El profesor Mateo señaló que en la actualidad existen diversas tecnologías disponibles de la inteligencia artificial con aplicaciones que van en directo beneficio de la calidad y seguridad clínica, tales como sensores, visión artificial y audición artificial.

Entendiendo que la capacidad humana es limitada, los académicos están desarrollando un prototipo que utilice visión artificial en los recintos hospitalarios para la prevención de caídas y la suspensión de cirugías.

Sin embargo, el desarrollo puede ir más allá, creando un modelo que ayude a gestionar, por ejemplo, los riesgos respecto de la comunicación interprofesional ineficaz, errores de medicación en la transición y validación de los modelos en los hospitales, que son otros problemas que se presentan en materia de calidad.

Pese a que el prototipo aún no se prueba en hospitales, el profesor indicó que “estamos optimistas con los resultados que podemos obtener”.

A esta charla, que se llevó a cabo el pasado 18 de julio en dependencias de la Facultad de Economía y Negocios y fue organizada por el Centro de Control de Gestión del DCS, asistieron las integrantes del equipo Verónica Fuentes, Liliana Neriz y Alicia Núñez junto a los directores y profesionales de unidades de Calidad de hospitales chilenos.