Miércoles, 11 de Septiembre de 2019 16:05

Gregory Sabin, profesor titular de Contabilidad en la Universidad de Boston:

“La globalización presenta tremendas oportunidades para el control interno”

Sobre estrategia, sistemas de control, fraude, entre otros temas, habla en la siguiente entrevista el académico, quien asistió como expositor a la conferencia Tendencias de gestión estratégica en la era del cambio que se realizó el pasado 22 de agosto en la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile y fue organizada por el Centro de Control de Gestión del departamento de Control de Gestión y Sistemas de Información.

En la actualidad, ¿cuál es la importancia del control interno en las organizaciones?
R- Desde mi punto de vista, en la era de la globalización, los controles internos son demasiado importantes.

Actualmente, existe un alto flujo comercial a nivel nacional; así como también en las grandes empresas multinacionales. Debido a este enorme movimiento comercial y al gran interés en la gestión de la cadena de suministro, las oportunidades de control son tremendas en aquellas empresas multinacionales que adquieren empresas locales que son más pequeñas. En mi opinión, la globalización presenta tremendas oportunidades para el control interno.

¿Qué aspectos deben considerar las organizaciones que cuentan con modelos comerciales complejos y riesgosos en el diseño de sus controles internos?
R- Hoy en día, un tema relevante es la incertidumbre que existe a nivel mundial, y las empresas están intentando lidiar con ello.

Vemos algunos problemas sin precedentes en cuanto a políticas públicas en EE.UU., y al mismo tiempo, una guerra comercial entre este país y China. Existe un modelo de incertidumbre que debe integrar otros modelos, con el objetivo de aprovechar otras oportunidades; así como profundizar y tratar de descubrir algún análisis en el siguiente nivel.

¿Cuáles son los principales errores que cometen las compañías en el diseño de la estrategia de control?
R- Algunas empresas realizan una adquisición e intentan atraer esta nueva compañía al portfolio. En muchas ocasiones, utilizan una estrategia de mercado demasiado innovadora, por lo que terminan forzando el sistema de control sobre la empresa que acaban de comprar y la empujan a innovar. Por lo tanto, existe discordancia entre la visión de cómo las empresas matrices desean implementar los sistemas de control y las empresas que ingresan a este mercado, provocándose una gran elasticidad.

¿Cuál es la importancia de los sistemas de control y el triángulo de fraude?
R- El triángulo de fraude nos da una oportunidad. Desde la perspectiva de control, hay un par de cosas que podemos eliminar, tales como la presión de cómo lidiamos con los programas de compensación. También, al establecer controles tenemos la posibilidad de eliminar el fraude subjetivo inmediato y de involucrarnos con el liderazgo de la cultura organizacional, lo que ayuda a transmitir a las personas qué tipo de comportamiento es aceptable. Esto hace que las personas que quieran cometer algún tipo de fraude les sea más difícil hacerlo.

Comunicar cuáles son las expectativas de la organización, premiando a las personas por su buena conducta; así como establecer controles internos dentro de ella debiese eliminar los tres aspectos del triángulo de fraude.

¿Cuáles son los desafíos que tienen las universidades para formar a los alumnos que dirigirán las futuras organizaciones?
R- En este momento, las escuelas de negocios debaten acerca de cómo será el negocio en los próximos 5 o 10 años. Y aún no sabemos cómo la llegada de la Inteligencia Artificial va a alterar las cosas.
En la mayoría de los casos, las escuelas de negocios están luchando por descubrir cuáles serán las habilidades con mayor demanda en el futuro, para luego elaborar material que les permita preparar a los alumnos para ello. Es todo un desafío intentar mantenerse al día con todo lo que está sucediendo.

La mayoría de las escuelas, incluyendo a la FEN y mi propia escuela, en la Universidad de Boston, deriva a la comunidad de práctica local todas estas tendencias, quienes pronostican qué habilidades serán necesarias en los próximos 10 años.